Dolor

PsiAyuda

 

Psicólogo en la ciudad de Vigo.

Travesía de Principe nº2. 5º piso, oficina 2

Tel: 986-128-376

Todos conocemos a alguien a que nos ha contado que tal prueba es muy dolorosa o que tal problema duele mucho mientras que otras personas, hablando del mismo problema, dicen que no es para tanto; que sí molesta pero no demasiado; es posible que estas otras personas, bien porque lo han aprendido o porque lo hacen de forma innata, tengan una forma diferente de enfrentarse al dolor; la experiencia del dolor depende de cómo se percibe y el proceso de percepción esta muy influido por variables de atención y expectativa; es por estoque las personas podemos influir significativamente en cómo el dolor nos afecta.

 

 

Todas las personas hemos sentido alguna vez dolor, cómo cada persona lo percibe es diferente, ya que el dolor es una experiencia subjetiva; esto es así porque que la experiencia del dolor esta influida por varios factores, el tipo e intensidad, el cómo se integra esa experiencia y el tipo de estilo de afrontamiento de la persona; todo esto configurará en gran medida la experiencia subjetiva que cada uno percibirá ante el dolor.

 

El dolor puntual provocado por algún hecho, un postoperatorio, un golpe o cualquier tipo de situación que lo pueda provocar, en general no es una causa importante de estrés; sí causa un malestar pero las personas en general asumimos su carácter puntual y con algo de ayuda de medicaciones pasamos el trance sin mayores consecuencias; el verdadero problema con el dolor es cuando se convierte en una parte de nuestro día a día y afecta de forma importante a todas las áreas de nuestra vida; dificultando algunas muchísimo y volviendo imposibles o impensables otras; en estos casos es normal ver como el dolor parece destruir el carácter amable de las personas y su estado de ánimo, volviéndonos personas amargadas, tristes y sin motivación para nada.