Depresión

PsiAyuda

 

Psicólogo en la ciudad de Vigo.

Travesía de Principe nº2. 5º piso, oficina 2

Tel: 986-128-376

 

 

La tristeza y la depresión, aunque pueden parecer lo mismo, solo diferenciadas por la intensidad; no lo son; la tristeza es una emoción normal que en algunos momentos, principalmente ante pérdidas experimentamos todas las personas mientras que la depresión se trata de una enfermedad en muchos casos incapacitante.

 

La tristeza, en general, sólo debería preocuparnos cuando se mantiene durante bastante tiempo; un duelo que dura mucho tiempo, una ruptura que no se supera y que parece estar presente en todo momento... pero también debemos prestarle atención cuando su intensidad es tan alta que nos impide hacer nuestro día a día; ya que, en ambos casos, puede llegar a desencadenar una depresión.

A parte de la depresión existen otros trastornos relacionados con el estado de ánimo que, aunque guardan similitudes con ella, tienen sus diferencias en cuanto al tratamiento especifico que necesitan.

  • Distimia.
  • Trastorno maniaco.
  • Trastrno bipolar.
  • Trastorno hipomaniaco.

 

 

¿Qué me puede aportar el tratamiento psicológico?

La depresión es el trastorno más común de nuestros días; afecta a un gran número de personas; hay quien dice que afecta a más mujeres que a hombres; yo pienso que no es así; es verdad que en tratamiento hay más mujeres que hombres pero quizá lo que ocurre es que los hombres somos más reticentes a pedir ayuda; y reconocer que la necesitamos puede no ser algo fácil de aceptar.

 

Sus causas pueden ser múltiples pero acaban desencadenando una sensación de falta de valía personal, pensamientos muy negativos sobre el futuro y configuran una visión del mundo como un mundo hostil y carente de sentido. Acabamos pensando que nuestro estado no es algo temporal; nos induce a pensar que es un estado permanente e inmutable.

¿Cómo se identifica la depresión?

  • Tienes un bajo estado de ánimo la mayor parte del día casi cada día.
  • Has perdido la capacidad de disfrute, incluso de aquellas cosas que antes te gustaban.
  • Tu peso ha variado mucho; has ganado o perdido muchos kilos sin hacer ningún tipo dieta.
  • Duermes muy mal o demasiado pero estas sin fuerzas y cansado/a.
  • Sientes que todo a tu alrededor pasa muy rápido o muy despacio.
  • Notas una ausencia enorme de energía.
  • Te reprochas cosas constantemente; sientes culpa o te sientes inferior o inútil.
  • Te cuesta enormemente pensar con claridad, decidir se convierte en un proceso casi interminable y difícil por que te ves asaltado por constantes inseguridades y dudas; muchas veces te acaba dando igual lo que pase.
  • Pensamientos más o menos frecuentes de muerte; pensar sobre el suicidio aunque no tengas intención de hacerlo.